Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Pixabay

Celebramos con canciones el cumpleaños de Bogotá

Por: Luis Daniel Vega

Aunque hay muchas dudas respecto a si el 6 de agosto de 1538 es la fecha en la que se fundó formalmente Bogotá, a fuerza de repetirla, esta fecha ha quedado consignada en nuestra historia oficial y en nuestra memoria colectiva. Valdría la pena revisar ‘La ciudad de los conquistadores’ (2012) una investigación muy rigurosa en la que el historiador Germán Mejía Pavony pone en duda tan arraigados supuestos.

Mientras el debate continúa, solo nos resta celebrar un año más del viejo “Valle de los Alcázares” con 9 canciones –muy rockeras casi todas ellas- que hablan de dichas, desdichas y amores capitales.

Cascabel, 'En el bus' (1977)

Con la voz prodigiosa de Carlos Cardona –ex baterista de los Silver Thunders y los Flippers- Cascabel cerró el capítulo del rock bogotano de los setenta. De las cuatro canciones que grabaron para el sello CBS, goza de especial recordación una crónica satírica que relata las peripecias de Juan José en el servicio de transporte público. Cuarenta años después los enredos que expone la canción siguen vigentes.

Sociedad Anónima, 'Río Bogotá' (1989)

‘El álbum de menor venta en la historia del disco’ fue la única grabación de la banda Sociedad Anónima. Allí incluyeron una canción que relata con humor la historia de un par de incautos que van a bañarse a las moribundas aguas del afluente. Su desencanto se resume en un escueto y dramático coro: “Todo el mundo bota las basuras al río Bogotá”.

Aterciopelados, 'Río' (2008)

Menos desilusionada resulta una conmovedora plegaria que dio título al séptimo disco de Aterciopelados. La voz de Andrea Echeverri entona un ensalmo para que algún día regresen los peces a ese río que tiene tos y sed.

Distrito Especial, 'Santafé' (2020)

Varias fueron las canciones que Distrito le dedicó a la ciudad en sus dos primeros discos publicados entre 1989 y 1996. Escogimos “Santafé”, incluida en No tire más bala, su más reciente producción discográfica en la que, veintitantos años después, el trío confirma que su romance con la ciudad permanece intacto.

Héctor Buitrago, 'Altísimo' (2006)

La primera incursión como solista de Héctor Buitrago fue ‘Conector’, un disco en clave chamánica que incluye el vuelo de un pájaro blanco por los cielos bogotanos. En “Altísimo”, las voces de Alex Ubago y Andrea Echeverri nos llevan a dar un largo volátil paseo que inicia en Patio Bonito, surca los tejados de Teusaquillo y culmina en el aeropuerto El Dorado.

Primero Mi Tía, 'Transmilenio' (2005)

Las extravagancias de Primero Mi Tía incluían mezclas de free jazz con currulao y simpáticas diatribas contra el sistema público de transportes bogotano. El contundente verso se inspiró en las palabras que alguna vez un poeta espontáneo consignó en la emblemática City Cápsula: “Transmilenio, Transmilenio, Transmilenio es un bus/ más larguito y más carero/ pero sigue siendo un bus”.

Andrés Correa, 'Medias nueves'

La palabra arrunche es uno de los bogotanismos más populares de nuestro hablar cotidiano. La quintaescencia del ocio en pareja le sirve al cantautor Andrés Correa para pintar un nostálgica postal –con “cielo parcialmente nublado” - de una típica tarde bogotana.

Orquesta Sinfónica de Chapinero, 'Buses a todos los barrios' (1999)

‘Transite bajo su propio riesgo’, uno de los proyectos del tándem conformado por Eduardo Arias y KarlTroller, es en realidad un libro con banda sonora que le rinde un homenaje cáustico a ciertos emblemas históricos de Bogotá. Es el caso de aquellos coloridos avisos de madera que engalanaban el vidrio delantero de los buses y las busetas.

Todo Copas, 'Bogotá, mi barrio' (2015)

Ángel MC y Smith, los dos integrantes de Todo Copas, llevan más de una década haciendo versos inquietos. “Bogotá, mi barrio”, montada sobre el sonido nostálgico del órgano de Jaime Llano González, es una declaración de amor cuyo éxtasis lírico sobreviene cuando el par de hábiles palabreros “cantan” la lista completa de las localidades capitalinas.