Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Pixabay

Fulgencio García: versiones en jazz de sus composiciones

Por: Juan Carlos Garay

Nuestro artista de la semana es el tolimense Fulgencio García, de cuyo nacimiento celebramos 140 años. Sin embargo, pese a lo que pueda pensarse en un principio, su música no es vista como una pieza de museo. El caso de García es muy llamativo: su obra ha sido revisada recientemente por artistas de jazz y de funk, que gracias a los arreglos modernos han hecho que vuelva a escucharse. 

Sucede con los mejores músicos del mundo: lo que dejan en la partitura es una esencia, pero con una interpretación adecuada, esa esencia se renueva. A continuación presentamos tres ejemplos recientes de pasillos de Fulgencio García expresados ingeniosamente a través de estilos contemporáneos.

“Coqueteos” por Héctor Martignon

El pianista bogotano, radicado desde hace dos décadas en Nueva York, afirma que los ingredientes de música colombiana no son demasiado evidentes en sus composiciones, ya que su búsqueda se encamina más a un sonido internacional. Sin embargo, en su disco “Foreign Affair” de 1996 hizo una excepción, al interpretar este pasillo que lo transporta a su infancia. Martignon volvió a grabar en 2010 con instrumentos de viento, que es la versión que presentamos acá.

“Vinotinto” por Chepe Ariza

El bajista santandereano Chepe Ariza es profesor visitante de escuelas de música de talla internacional como Berklee College en Boston, Estados Unidos. Allí ha sorprendido por su técnica en el bajo eléctrico, que combina una digitación precisa con una velocidad asombrosa. En la mayoría de los casos, su instrumento se utiliza para el acompañamiento, pero él lo convierte en solista. En su disco “Arizando al aire” de 2011 interpretó esta versión eléctrica de “Vinotinto”.

“La gata funky” por Inguna

La agrupación Inguna nació en Medellín allá por el año 2007. Su intención era que la música andina colombiana se encontrara con la magia del jazz y el funk. “La gata funky”, grabada para su primer disco en 2016, es una versión renovada del pasillo “La gata golosa”. La idea de este tema surgió como una respuesta a sus colegas de la orquesta salsera La 33. Dice el baterista Lucho Forero: “Si ellos tienen ‘La pantera mambo’, ¿por qué nosotros no podemos tener ‘la gata funky’?”