Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
El músico colombiano Aníbal Velásquez. Foto: Sandro Sánchez. RTVC-Sistema de Medios Públicos.

Aníbal Velásquez y Celso Piña: memorias de dos grandes de la cumbia

Por: Esteban Zapata

El mestizaje fue un proceso que dejó historias y cantos de transformaciones sociales profundas. Estos se convirtieron en sentimientos divulgados en la radio a través de las letras donde el acordeón fue un exponente y un catalizador, utilizando componentes festivos y nostálgicos con géneros como la cumbia.

En sus melodías han creado vínculos entre personas a través de ritmos que se han transmitido de generación en generación hasta llegar a mutarse con la música contemporánea.

Celso Piña, considerado el más importante exponente de la fusión de cumbia y el vallenato con ritmos tropicales y afroamericanos, junto a los hermanos Aníbal y José Velásquez, cantantes, compositores y músicos colombianos, compartieron con Mario Jursich, presentador del programa Del canto al cuento de Radio Nacional de Colombia, varias de sus anécdotas como exponentes de la cumbia.

De Monterrey a Barranquilla

Celso Piña, o como lo conocen en el mundo, ‘el primer acordeonero de Monterrey’ (México), compartió apartes de su historia partiendo de la década de los 50 y narró cómo algunos referentes de la música colombiana como Los Corralejos de Majagual influenciaron en su manera de interpretar esa mágica melodía hecha canción del Caribe.

Celso Piña, llamado 'El rebelde del acordeón' en México. Foto: Sandro Sánchez. RTVC-Sistema de Medios Públicos.

Piña adquirió su primer acordeón durante los años 80 y así empezó a consolidarse como el rebelde y el cacique del instrumento. Con algo de risa afirmó que el instrumento musical nunca le sonó como a los colombianos pues “la afinación es más brillante e incluso hay elementos mágicos o trucos en la tierra del Sagrado Corazón”, dijo el mexicano.

La radio del mundo construyó puentes rítmicos para que el maestro se convirtiera en embajador de este género. “Aunque soy nacido en México, mi corazón y mi música le pertenecen en gran parte a Colombia, pues mientras nadie tocaba música de Colombia en México, yo lo hacía”, afirmó Piña.

El maestro Piña logró promover con su acordeón la riqueza cultural de Colombia ante el mundo y a través de la radio conoció los ritmos que, aunque ya eran Patrimonio Cultural de Colombia, en México eran melodías incipientes. Así Celso, el cacique del acordeón de México, se convirtió en el embajador de la cumbia en el mundo.

Los hermanos que compartieron acordeón

Los colombianos Aníbal y José Velásquez son creadores que alegran vidas a través de su música. El primero, con más de 60 años de carrera, se identificó como un hombre de números. “Tengo 824 canciones compuestas, 15 acordeones y 9 sombreros que comparto con mi hermano cuando puedo”, aseguró.

José Velásquez y Aníbal Velásquez, dos grandes exponentes de la cumbia en Colombia y América Latina. Foto: Sandro Sánchez. RTVC-Sistema de Medios Públicos.

Aunque su pasión inició con el vallenato fue el sonido de la guaracha al estilo de la Sonora Matancera el que lo cautivó para transformar la mirada que tenía sobre la música. Este cambio de perspectiva se reflejó en el ritmo de su música que rompió los esquemas tradicionales tanto en la música cubana como en el vallenato.

Su música se ha convertido en un referente latinoamericano que explora en los sonidos, estos experimentos musicales que le han permitido consolidarse como el hombre que transmuta los sonidos en elementos llamativos. Así, Aníbal se ha convertido en ‘La sensación’, el nombre con el que el mundo de la música latinoamericana lo conoce al día de hoy.

Conversatorio 'La cumbia en América Latina: un sentimiento común'. Foto: Sandro Sánchez. RTVC-Sistema de Medios Públicos.

El encuentro de estos titanes musicales permitió escuchar en el auditorio una batalla atípica entre amigos. “Si una persona empieza a tocar acordeón tiene que saber que en algún momento le va tocar hacer un duelo”, dijo Mario Jurisch mientras –entre risas– los maestros demostraban los sonidos de la cumbia ante un público cautivo y emocionado.

El conversatorio se desarrolló a través de las experiencias que fueron escuchadas entre un público amante de las transformaciones y propiciado por tres leyendas que a través de los ritmos expresaron el amor y la pasión por la música, gestando así un momento vibrante entre acordeones de México y Colombia unidos por la radio.

Encuentre aquí el video completo del conversatorio ‘La cumbia en América Latina: un sentimiento común’ en el marco de la 12a. Bienal Internacional de Radio: