Pasar al contenido principal
CERRAR

Suspensión de audiencias mineras en Caldas: comunidades y expertos exponen argumentos

Las audiencias estaban programadas para realizarse en 10 municipios caldenses entre el 21 y el 24 de julio.
Medio ambiente
Foto: Pixabay.
Ana María Mesa
Artículos Player

La Agencia Nacional de Minería suspendió las audiencias públicas en Caldas que se iban a realizar esta semana, aduciendo motivos de orden público que están relacionados con las manifestaciones de las organizaciones sindicales y sociales por el 20 de julio.

Frente a este tema analistas, expertos y autoridades locales se han pronunciado evidenciando, desde su posición, las condiciones en las que podrían darse o no estos procesos de minería en medio de municipios incluidos en la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero.

Las audiencias, que estaban programadas para realizarse en 10 municipios caldenses en cuatro días, entre el 21 y el 24 de julio, habían despertado mucha expectativa en las comunidades, no solamente por la premura en la realización de las mismas, sino también por la extensión de las solicitudes mineras que están en trámite.

Durante el fin de semana se realizó una reunión en La Merced a la que acudieron los 10 alcaldes de los municipios incluidos en las licencias mineras. Entre los asistentes estaban los mandatarios del municipio anfitrión, Aranzazu, Salamina, Pácora, Riosucio, Supía, Marmato, Filadelfia, Samaná y Norcasia.

“El balance es positivo. Agendamos hacer una serie de peticiones a la ANM para que socialice con nosotros porque en realidad no lo han hecho, en eso coincidimos la mayoría de los alcaldes. Preocupados porque los alcaldes no tenemos autoridad minera, de acuerdo con una sentencia de la Corte Constitucional, nosotros no tenemos autoridad para determinar qué se puede hacer o no se puede hacer en cuanto a minería”, expuso el alcalde de La Merced, Johnatan Manuel Vásquez.

Por su parte, José Lisímaco Amador Cuestas, alcalde de Aranzazu, manifestó su apoyo a las comunidades y se declaró víctima de lo que catalogó una “ligereza” de la ANM, “quienes nos quisieron coger a quemarropa para ellos poder ir agotando el tiempo y hacer 10 audiencias en cuatro días, nos parece a nosotros algo muy acelerado y traído de los cabellos”, aseguró.

Los mandatarios en pleno coincidieron en la solicitud a la Agencia para que suspendieran o aplazaran estas audiencias y esa fue la decisión que se tomó, cuando el secretario de Gobierno de Caldas, John Jairo Castaño Florez, elevó en conjunto de todos los municipios esta solicitud a la entidad nacional:

“En el marco de un Puesto de Mando Unificado celebrado con los 27 alcaldes del departamento de Caldas en donde se hizo seguimiento y verificación a las condiciones de orden público del departamento, diferentes alcaldes manifestaron la situación de orden público con ocasión de la realización de diferentes audiencias públicas con el propósito de poder socializar unos títulos mineros que pretenden adjudicar por parte de la Agencia Nacional de Minería. Por eso le solicitamos a la entidad nacional que suspendieran las audiencias a propósito de la conmemoración del 20 de julio”, explicó el funcionario.

Mientras tanto, los expertos siguen entregando herramientas a las comunidades para intentar ponerle freno a la explotación minera en Caldas. Para Juan Manuel Salazar, asesor en medioambiente, economía circular e investigador de la Cuarta Revolución Industrial y Cambio Climático, esta situación tiene por lo menos dos debilidades importantes.

La primera está relacionada con las dificultades de forma de los procesos actuales y de las citaciones a las audiencias públicas. El académico señala que si desde 2012 hay dos resoluciones de la ANM sobre áreas estratégicas para minería y minerales estratégicos en Caldas, no se explica por qué ahora quieren correr para darle trámite a los procesos en pocos días, máxime teniendo en cuenta que el Código Minero, en su artículo 259, dice expresamente que hay que procurar informar bien a las comunidades y cuando en el canal de YouTube de la ANM se puede ver la poca participación que han tenido estas audiencias en otros lugares.

“Esto me parece clave, porque acá dice que los grupos y estamentos sociales reciban real y efectivamente el llamamiento o comunicación de comparecencia dentro de los términos señalados en la ley, y vemos por las fotos que la Agencia Nacional Minera ha subido a su canal de YouTube que esto no está siendo efectivo, porque si participan cuatro, cinco o seis personas en las audiencias públicas de otros municipios del país, pues vemos que no se está haciendo bien, entonces nos gustaría conocer la metodología por la cual esto se está llevando a cabo”, argumenta Salazar.

La otra debilidad que los expertos encuentran en este proceso de adjudicación de licencias mineras tiene que ver con el carácter natural y cultural de los municipios incluidos, pues todos ellos pertenecen al Paisaje Cultural Cafetero, que justamente está cumpliendo 10 años en este 2021.

Esta declaratoria ante la Unesco busca proteger y preservar los modos de vida de las comunidades agrícolas de estos municipios y dice, expresamente, que en estos territorios no se puede hacer minería, como lo recalca la investigadora y docente de la Universidad Autónoma de Manizales, Olga Ocampo.

“Si analizamos la relación de Paisaje Cultural Cafetero y minas, concluimos que el PCC debe ser un paisaje sin minería. Cuando uno analiza el tema jurídico encuentra vacíos, pero también temas que soportan este argumento. El primero es que según el Código de Minería todas aquellas áreas que hayan sido declaradas y delimitadas para la protección y el desarrollo de los recursos naturales y el ambiente y cuya naturaleza y finalidad sea expresamente incompatible con la actividad minera son consideradas zonas excluibles de la minería”, indica.

Ocampo también explica el impacto que puede tener este tipo de extracción minera sobre los cultivos, teniendo en cuenta que este producto necesita unas condiciones agroclimáticas especiales.

“Nuestros suelos, nuestros climas, pero también lo que hacen las comunidades, eso define una taza de café. El café siente y sabe cuando se echa más plaguicida, el café siente y sabe distinto cuando se fertiliza de manera distinta. Entonces pregunto, ¿a qué sabrá un café con residuos y trazas de los químicos que se utilizarían en la explotación minera?, no me lo imagino y tampoco quiero probarlo”, advierte.

Juan Manuel Salazar insiste en la necesidad de que las ciencias sociales se integren a las ciencias naturales en esta discusión: “Cuando hablamos de medio ambiente, ecología y demás, necesitamos unir nuevamente las ciencias sociales con las ciencias naturales. Tenemos que darnos cuenta de que los seres humanos estamos regidos por los principios naturales, no que el ser humano le va a decir las normas a la naturaleza. Porque no hemos aprendido la lección de que estamos regidos por estas normas, por estos principios de la naturaleza”, comenta.

Por otro lado, Radio Nacional de Colombia contactó a Yenny Velásquez, miembro de la Federación Nacional de Cafeteros y encargada de la Oficina del Paisaje Cultural Cafetero, a quien le consultamos si desde su oficina tenían algún concepto o reacción frente a las licencias en trámite en la Agencia Nacional de Minería en municipios de Caldas.

La funcionaria contestó, vía WhatsApp, que le indicáramos cuál es la ubicación de las solicitudes, para con esa información realizar la verificación y entregar una respuesta.

Sin embargo, en un informe de 2014 de la Federación Nacional de Cafeteros sobre la relación entre Paisaje Cultural Cafetero y minería se lee en las recomendaciones lo siguiente:

• Formular una política expresa de regulación de la minería en el PCC.

• Dar alcance al CONPES en el tema minero, y formular una estrategia específica para su manejo.

• Adicionar la Ley de Cultura para incorporar un régimen de salvaguarda especial para el PCC que incluya la regulación de la actividad minera.

• Excluir la gran minería del PCC, a la luz del Acuerdo de Voluntades emanado del Concejo Internacional de Minería y Metales (ICMM). En términos de solicitudes significa:

• Rechazar las que están en curso y no recibir nuevas.

• Negar permiso de explotación a contratos en etapa de exploración; no aprobar licencias ambientales.

Para muchas personas la celeridad en estos trámites corresponde a que el Gobierno ha visto la oportunidad de mejorar la balanza financiera del país recurriendo a la explotación minera. Mientras tanto, Paula Andrea Toro, secretaria de Desarrollo Económico de Caldas, anotó que, si bien las audiencias serán suspendidas provisionalmente, no se pueden mantener pausadas del todo y que eventualmente habrá que realizarlas. Recordemos que este es apenas un requisito de trámite para continuar con los procesos, pues debido a la sentencia de 2016 de la Corte Constitucional tales reuniones perdieron su poder vinculante.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
X