Pasar al contenido principal
CERRAR

El drama de una vereda en Norte de Santander que no puede trasladar pacientes con Covid-19

Las dificultades para acceder a la zona por falta de carreteras y largas distancias impiden el traslado de pacientes a centros hospitalarios.
Radio Nacional de Colombia
Artículos Player

Son 25 personas las que están contagiados con Covid-19 en una misma parentela distribuida en varias familias en la vereda Cuatro Esquinas, en el municipio de Ábrego, colindante con la zona rural de Cáchira, también en Norte de Santander. Las dificultades para acceder a la zona por falta de carreteras impide el traslado de pacientes a centros hospitalarios.

Una de las afectadas, Marly Rodríguez, explicó que son parientes de tres núcleos familiares los que están contagiados. De uno hacen parte siete personas que habrían pasado el momento crítico, del otro son seis personas con dos contagiadas y un tercer núcleo incluye a 13 miembros concentrados en una misma casa y todos con Covid-19, donde hay cuatro adultos en condición grave.

Según su relato, los más delicados son un hombre de 64 años y una mujer de 70, otro paciente de 45 años y un adulto mayor de 95 quien presenta una mejoría. Rodríguez contó que en esta misma vivienda hay tres niños, uno de once meses de nacido, otros de cuatro y cinco años, todos con síntomas.

La situación se detectó cuando uno de los tíos de Marly se sintió enfermo y viajó con otro familiar al hospital de Cáchira donde la prueba resultó positiva. Sin embargo, la mujer cuenta que al acompañante de su tío no le hicieron la prueba y tras regresar a la vereda no hubo ningún seguimiento de su condición de salud.

Rodríguez afirmó que del municipio de Ábrego llegó el martes 8 de junio una misión médica del Hospital Regional Noroccidental. Luego de un desplazamiento de casi cuatro horas en carro y otra más a pie, el personal de salud logró llegar a Cuatro Esquinas a tomar pruebas, evidenciando la situación de contagio de 25 personas. “La médica dijo que había cuatro de ellos que necesitaban atención médica hospitalaria”, expresó Marly.

Sin embargo, por las distancias y falta de carreteras no es posible evacuarlos. A esto se suma el temor de otros habitantes de la vereda que prefieren no brindar colaboración pues temen ser contagiados.

“Una de las formas de trasladarlos hasta donde llega carro es en guando (hamaca improvisada atada a un palo para ser cargado por personas), pues el vehículo llega hasta la escuela y de ahí toca una hora y cuarenta minutos a pie hasta Cuatro Esquinas, pero no hay quien los lleve pues la comunidad teme contagiarse”, manifestó Rodríguez.

Las circunstancias de tiempo y terreno han impedido que llegue el oxígeno que la EPS envió. “Los tanques llegan hasta la escuela y luego tienen que traerlos a la vereda en bestia”, explicó la mujer.

Otro de los pacientes, Eduardo Rodríguez, contó que en su casa, con 13 miembros, él fue el primero en enfermar. Aunque, según la misión médica que llegó a la vereda, él ya no es positivo, indicó sentirse “desganado, con desaliento, como si le dieran a uno garrote en todo el cuerpo”.

La persona más grave era Tito Elías Rodríguez, con problemas respiratorios. La madrugada de este sábado debía llegar el oxígeno pero no resistió y falleció. “Da impotencia, rabia y dolor”, escribió en un mensaje de texto , Marly Rodríguez.

“Hicimos dos veces la solicitud para que fueran a vacunar, pero siempre hubo excusa para no ir. Cualquier tipo de excusa”, aseguró otra de las habitantes de la vereda, Maryury Rodríguez.

Ella cree que los contagios se dieron en el municipio de Cáchira, “a donde llegan muchas personas de Bucaramanga y Cúcuta a visitar familiares. Y como los campesinos tienen que ir al pueblo a hacer compras, ahí pudo haberse recibido el contagio”.

Ante esta situación, el alcalde de Cáchira, Javier Pabón, afirmó que se convocó un comité extraordinario entre los dos municipios: Abrego y Cáchira. “En coordinación con las EPS ya se puso en contexto a la gestión del riesgo del departamento para ayudarnos con esta situación”.

Y agregó: “El martes se envió, junto con la ESE de Ábrego, un médico, un auxiliar de enfermería y unos bacteriólogos para que le hicieran los exámenes correspondientes y determinaran el nivel de complejidad de los enfermos, pero para poder traerlos de sus viviendas hay que sacarlos con semovientes o por caballos, pero por su estado no lo soportan, las mismas personas lo han expresado”.

Ahora intentan obtener ayuda de la Fuerza Militar para hacer el traslado de los pacientes por vía aérea y también buscan voluntarios. “La ESE presta los trajes y toda la indumentaria de seguridad, pero estamos a la espera de que alguien quiera colaborar, porque la verdad es que la comunidad siente temor de que al transportarlos puedan contagiarse”, dijo el mandatario.

En horas de la mañana de este sábado hizo presencia en la zona el concejal del municipio de Cáchira Francisco Antonio Ortega, en compañía de una enfermera, para entregar de medicamentos y oxígeno a los afectados, mientras son trasladados al centro hospitalario más cercano. “Estamos aquí apoyando estas personas que tienen más de 12 días enfermos, al ver que no han recibido atención de nadie, en dos horas llegamos para auxiliarlos y tratar de brindarles atención”.

Así mismo, indicó que esperan que cuanto antes se haga el traslado. “Ojalá que el Ejército logre venir con un helicóptero para llevárselos, ya que la carretera no es apta para movilizar a estas personas tan enfermas”.

00:00:00
Al aire
100%
X