Pasar al contenido principal
CERRAR

Ellas son las mujeres que han aparecido en los billetes colombianos

Solo cinco de los 26 billetes colombianos que han circulado en el país han llevado en su anverso la imagen de una mujer.
Diana Leal

Diseñar un billete es todo un reto artístico. La selección de diseños, patrones, personajes, colores y demás elementos muestran un retrato del momento histórico en el que se emiten y salen a circular.

Tradicionalmente, distintos próceres de la independencia, expresidentes, científicos, escritores y poetas hombres han aparecido en 21 de los 26 billetes que han circulado desde 1963. Solo en cinco ocasiones, una imagen femenina ha protagonizado el anverso del papel moneda. A continuación, te contamos de quiénes se trata.

Policarpa Salavarrieta

2 pesos oro
Imagen: Colprensa

Fue la primera mujer en aparecer en un billete colombiano. Lo hizo primero en el de dos pesos oro de la primera familia de billetes emitida por el Banco de la República en 1963 y, 30 años después, en 1995, reapareció en el billete de 10 mil pesos.

Policarpa Salavarrieta, más conocida como La Pola, es considerada una heroína de la independencia, pues espió para las fuerzas independentistas criollas durante la reconquista española. Inició su participación en actividades políticas a los 15 años, participando en el grito de independencia, el 20 de julio. Años más tarde, se trasladó con su hermano a vivir a Bogotá, donde se sumó al ejército patriota, a quienes sirvió como mano derecha haciendo espionaje.

Policarpa
Imagen tomada del archivo del Banco de la República

Como no era conocida en la capital podía transitar las calles pasando desapercibida, por eso una de sus tareas era ir a coserle a las señoras de los realistas (ejército que apoyaba a la monarquía española) para escuchar las noticias y averiguar los movimientos, el armamento y las órdenes de las tropas enemigas para darle a los patriotas ventaja en los enfrentamientos. También sirvió como mensajera, llevando cartas entre ejércitos y ayudó a dotar de armas al mismo.

El fin de sus días llegó luego del arresto del patriota Alejo Sabaraín, pues en sus posesiones encontraron listados y cartas en donde aparecían nombres de realistas y patriotas, entre ellos el de Policarpa, quien fue capturada y condenada a muerte el 14 de noviembre de 1817, con 22 años.


Lee también:


Mujer indígena embera

1992
Imagen: Colprensa

Una mujer indígena ocupó el anverso del primer billete de 10 mil pesos oro que fue emitido en conmemoración a los 500 años de la llegada de los españoles a América el 12 de octubre de 1492.

En este anverso se veía el rostro sereno de una mujer perteneciente a la comunidad embera, un pueblo que se asentó en alrededor de cinco departamentos del país, y que se caracterizó por su resistencia a las incursiones conquistadoras hasta el siglo XVII. En esta cara del billete también se puede ver una figura representativa de la orfebrería Quimbaya y dos embarcaciones que hacen alusión a la llegada de los conquistadores.

Débora Arango

2016-2
Imagen tomada del archivo del Banco de la República

La artista que protagoniza el anverso del billete de dos mil pesos desde 2016 es Débora Arango Pérez, una pintora expresionista, acuarelista y ceramista antioqueña, quien se distinguió, entre otras cosas, por se la primera en pintar y exponer desnudos femeninos, además de abordar la crítica social a través de un estilo que se oponía a los dogmas de la academia.

Desde muy joven mostró su inclinación por la pintura, fue influenciada por dos de sus hermanos mayores quienes eran médicos y le enseñaron de anatomía mientras su hermana servía de modelo.

En 1932, Arango entra al Instituto de Bellas Artes de Medellín convirtiéndose en discípula del artista antioqueño Eladio Vélez y, tres años más tarde, de Pedro Nel Gómez. Juntos definieron y maduraron los valores plásticos y forjaron su estilo pictórico. Vélez incentivó en ella el dibujo como esencia de toda representación, y Gómez por su parte, la valoración de temas humanistas y el desarrollo de su estilo expresionista.


Te puede interesar:


Desde su primera participación en una exposición fue criticada y censurada por incluir desnudos de cuerpos femeninos, en repetidas ocasiones tuvo que desmontar sus obras de las galerías debido a presiones morales y políticas. Pero esto no la detuvo, por el contrario, la incentivó a viajar a otros países como Estados Unidos, México y España, donde continuó perfeccionando su técnica y estudiando las obras de artistas notables.

Cuando regresó, en 1948, continuó produciendo obras polémicas, inspiradas por la muerte de Gaitán, la polarización política, la dictadura de Rojas Pinilla y la imposición del Frente Nacional, donde a través de sapos, serpientes y ratones representó a figuras de la política colombiana.

Arango fue rebelde, polémica, osada, talentosa y fiel defensora de los marginados, no reparó nunca a la hora de mostrar la realidad del país, denunciando lo violenta que resultaba una sociedad llena de prejuicios. El reconocimiento a la importancia de su obra para la memoria del país no llegó hasta 1975, y pesar de ser tan criticada, fue merecedora de 12 condecoraciones dentro de las que resaltan el Premio a las Artes y a las Letras de la Gobernación de Antioquia, la Cruz de Boyacá y el título de Maestra Honoris Causa de la Universidad de Antioquia.

Virginia Gutiérrez de Pineda

2016
Imagen tomada del archivo del Banco de la República

La antropóloga santandereana, Virginia Gutiérrez de Pineda, fue pionera en la investigación sobre la familia y antropología médica en Colombia. Los inicios de sus investigaciones estuvieron marcadas por su formación etnológica que la llevó a enfocarse en el estudio de grupos indígenas de Santander, Chocó y La Guajira, y, posteriormente, en los aspectos culturales de las enfermedades y la medicina popular y tradicional del país.

En 1956, empezó como profesora titular de la Universidad Nacional de Colombia, en donde enseñó durante 30 años. Además, decidió dedicarse al estudio de la familia aplicando métodos históricos y etnográficos que la llevaron a escribir notables trabajos académicos donde resaltan reflexiones en torno a los roles de género, la influencia del medio ambiente, la estratificación socioeconómica y las transformaciones históricas.

Dentro de sus obras y publicaciones relevantes están: Familia y cultura en Colombia; Honor, familia y sociedad, el patriarcalismo en Santander; La medicina popular en Colombia, razones de su arraigo; y Medicina tradicional en Colombia: magia, religión y curanderismo. El triple legado.

Virginia fue elegida como la Mujer del año en 1976, y en 2016 como protagonista el anverso del actual billete de 10 mil pesos.

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos