Pasar al contenido principal
CERRAR

Pesca ilegal en San Andrés, amenaza para la Reserva Seaflower

En los últimos 7 años, 30 buques pesqueros fueron detectados en San Andrés por la Armada de Colombia.

Por: Carlos Barraza Escobar. Radio Nacional de Colombia San Andrés.

Las actividades de pesca son junto al turismo los renglones más importantes de la economía en el archipiélago de San Andrés y Providencia, mientras el turismo posesiona la economía de la isla con un millón de visitantes cada año según cifras de Secretaría de Turismo, el sector pesquero se ha visto diezmado por malas prácticas en los últimos 6 años.

La sobreexplotación de los recursos marinos por parte de embarcaciones ilegales que persiguen la riqueza que se conserva en la Reserva de Biosfera Seaflower generaron una voz de alerta nacional por parte del Secretario de Agricultura y Pesca de departamento Anthony Rojas Archbold.

Las cifras de la Secretaría de Agricultura y Pesca dan cuenta que en 2019 se han registrado tres casos de pesca ilegal, 13 toneladas de productos pesqueros se han decomisado en 2019, superando en apenas 4 meses la cuota de pesca anual que para el caso del caracol pala es de 9 toneladas por año, generando el cierre de la pesquería lo que deja sin oportunidad de conseguir mayores ingresos a los pescadores artesanales que viven en las islas.

Las actividades de pesca ilegal ponen en riesgo a las Áreas Marinas Protegidas, (AMP) de San Andrés, y de paso causa afectaciones directas en los 180 mil kilómetros cuadrados de mares que conforman la Reserva de Biosfera Seaflower, declarada así por la Unesco en el año 2000 como un mecanismo de proteger la gran biodiversidad marina de la región

En la Reserva Seaflower se encuentran 731 especies de peces que en conjunto suman 2354 especies de la biodiversidad marina conocida en el Archipiélago de San Andrés y Providencia, según el libro de Biodiversidad del Mar de los Siete Colores publicado por Coralina y el Invemar, he aquí la importancia de proteger los recursos pesqueros.

En los últimos años las invasiones de buques de bandera extranjera a ejercer tareas de pesca ilegal en las aguas jurisdiccionales de Colombia son más frecuentes y más difícil de controlar explica el secretario de Agricultura y Pesca de San Andrés.

“Controlar buques ilegales es una tarea muy grande debido al gran espacio marítimo con que se cuenta, muy a pesar de que la región insular colombiana es la que cuenta con mejores controles, y mejor gobernabilidad, y mejores leyes en pro de la conservación del recurso”, señala Anthony Rojas.

Los pesqueros ilegales cruzan la amplia frontera marítima y en cuestión de horas pueden llevarse toneladas de productos que son comercializados en países como Nicaragua, Honduras, Jamaica y República Dominicana.

El aumento de las flotas pesqueras en Centroamérica y el caribe y la disminución de los recursos en algunas zonas, generan mayor presión de los pesqueros que ingresen de manera ilegal a aguas colombianas a explotar los recursos de pesca.

“El requerimiento del comercio y clientes que cada vez consumen productos pesqueros, promueve el aumento del esfuerzo pesquero que requiere mayor cantidad de barcos en la zona”, señaló el funcionario.

Los operativos contra la pesca irregular son permanentes por parte de las fragatas de la Armada Nacional, en el último mes unidades de Guardacostas permitieron decomisar 12 toneladas de pesca irregular, la cual fue encontrada a bordo de un buque de bandera de República Dominicana con 12 tripulantes a bordo.

El Capitán de Navío Gustavo Adolfo Valbuena comandante del Comando Específico de San Andrés y Providencia Cesyp detalló que: “este operativo realizado al norte del archipiélago se convierte para la Armada Nacional en una de las detenciones más grandes de pesca ilegal realizada en San Andrés y Providencia desde 2012”.

Las normas vigentes como la Ley 1851 de 2017 facultan a la Armada Nacional a capturar a las motonaves vinculadas al delito de pesca ilegal.

“Desde años anteriores la Armada Nacional viene realizando este tipo de operaciones en pro de la soberanía, en pro de la defensa nacional y por la preservación del medio ambiente del archipiélago”, agregó el Capitán de Navío Gustavo Adolfo Valbuena.

Mientras estos hechos se vuelven más recurrentes las autoridades del departamento hacen esfuerzos legales para conservar las especies que mayor demanda tienen en la pesca comercial estableciendo periodos de veda, según lo explicó el secretario de Agricultura y Pesca del departamento Antony Rojas.

Los periodos de veda comprendidos y que siguen vigentes van entre el 01 de marzo al 30 de junio de cada año y del 01 de junio al 31 de octubre de cada año.

Las constantes invasiones de pesqueros internacionales llamaron la atención de los pescadores artesanales de la isla, Rodrigo Forbes un isleño que ejerce pesca artesanal manifestó su preocupación ante las constantes invasiones de embarcaciones a extranjeras a aguas del archipiélago para explotar los recursos naturales.

“Los barcos llegan de Honduras, Nicaragua y República Dominicana y explotan los caracoles de San Andrés, y no pasa nada”, aseguró el pescador en diálogo con Radio Nacional de Colombia.

ETIQUETAS

00:00:00
Al aire
100%
X