Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Archivo.

El papel de las comunidades locales en la protección de los bosques de Colombia

Por: Dayana Rodríguez.

Colombia tiene más de 60 millones de área boscosa equivalente al 52 % de todo su territorio continental. Sin embargo, nuestro país perdió más de 6 millones de hectáreas de bosques en los últimos 12 años. Según el último informe del Ministerio de Ambiente y el IDEAM desaparecieron 178.000 hectáreas entre el año 2015 y 2016.

Aunque hoy su deforestación afecta gravemente a muchas comunidades que obtienen de ellos sus alimentos, materiales de construcción, medicinas y demás, los árboles siguen siendo territorios de vida. 

Según la WWF, (World Wild Fund for Nature) en español, 'Fondo Mundial para la Naturaleza', las selvas tropicales atrapan alrededor de 210 gigatoneladas de dióxido de carbono cada año y, además, liberan humedad en la atmósfera, determinando el régimen de lluvias.

Foto: Archivo.

Incluso, los bosques permiten recoger y almacenar el agua, proteger las cuencas de los ríos, evitar las inundaciones y prevenir la erosión, la sedimentación, los derrumbes y los deslizamientos.

Por ello, estrategias como Bosques Territorios de Vida, han encontrado y apoyado a las comunidades afrocolombianas, indígenas y campesinas del país, para dar a conocer otras formas de cuidado y preservación de los bosques que componen a Colombia, como el segundo país más megadiverso del mundo. 

Angélica Beltrán, ingeniera forestal de la Organización Ambiente y Sociedad, afirma que este es uno de los retos que tiene vivir en un país tan diverso como Colombia “tenemos un pueblo afro bastante numeroso y que tiene una conexión con su territorio y esto es lo que los hace diferentes a cualquier lugar en el mundo: el significado de su tierra, sus bosques y selvas”. 

Significado y sentido que Yeison Pineda, etnobiólogo tumaqueño, resalta como vida. “Las comunidades negras tenemos una relación estrecha con el medio ambiente. Nosotros no solo miramos el bosque sino el territorio como un espacio donde se desarrolla y vive la vida”. 

Sin embargo, Everildys Córdoba, coordinadora del Consejo Comunitario de las Comunidades Negras de la Cuenca del Río Tolo y Zona Costera Sur (Cocomasur) en Acandí (Chocó), asegura que entender qué significa el cuidado y la preservación de los bosques es una de las tareas más difíciles para comprender el valor que contienen para el territorio.  

“Esto no se trata solo pensar que necesitamos que los bosques estén en pie sino pensar por qué necesitamos a los bosques vivos. Es decir, asimilar cómo nos  comprometemos y el sentido que le veo a querer que siga en pie. Aunque es triste que el concepto que tiene el mundo es que el bosque vivo no sirve, y que hay que talarlo porque la madera es mejor o la ganadería es mejor y no comprenden la riqueza natural y cultural que tiene”, asegura Córdoba. 

Foto: Archivo.

Por su parte, Rubén Guerrero, coordinador del Grupo de Gestión Integral de Bosques y Reservas Forestales Nacionales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, manifesta que los bosques tienen significados diferentes para las comunidades locales y que esto requiere abrir nuestras visiones para entender qué significan los bosques y reconocer cómo ven e influyen los bosques en el territorio. 

Según la Asociación Ambiente y Sociedad, para 2015, el 48.65 % de esos bosques y selvas se encontraba en territorios ancestrales, titulados, a comunidades étnicas: 5.4 millones de hectáreas de selvas y bosques en 137 Consejos Comunitarios de comunidades negras y 26 millones de hectáreas, distribuidas en los resguardos de 87 pueblos indígenas.

“Si el pueblo colombiano se hubiera enfocado en ese estilo de vida de las comunidades (negras, campesinas e indígenas) no estaríamos en el conflicto que hoy se está viviendo, porque nos hemos alejado del medio y del respeto a la naturaleza como la vida misma”, asegura Yeison Pineda. 

Foto: Archivo.

A esto, Sonia Adame, integrante de la Mesa Intersectorial de los Humedales del Magdalena Medio, agrega que “las necesidades que tienen las comunidades alrededor de su sobrevivencia, la economía, su hábitat y el entorno familiar, han sido resultado del cuidado y la preservación de sus bosques y conservar el pensamiento cultural que existe en las regiones”. 

En muchas partes del mundo y Colombia hoy no es la excepción, crece la conciencia de que el futuro de los bosques depende, en buena medida, de la voluntad política de los Estados para reconocer el papel de las comunidades locales y, sobre todo, el de las comunidades portadoras de un conocimiento ancestral preservado durante milenios.