Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa.

Migración, un asunto global

Juan Ricardo Pulido

Por: Juan Ricardo Pulido.

¿Qué es la Migración?

La Organización Internacional para las Migraciones define a un migrante como cualquier persona que se desplaza o se ha desplazado a través de una frontera internacional o dentro de un país, fuera de su lugar habitual de residencia. Independientemente de su situación jurídica, el carácter voluntario o involuntario del desplazamiento, las causas del desplazamiento o la duración de su estancia.

En el papel es sencillamente eso, sin embargo, en la práctica representa el drama de más de 258 millones de personas en el mundo entero que han dejado sus hogares.

De acuerdo con el Informe Internacional sobre Migraciones 2017 de la Organización de Naciones Unidas, el número de migrantes se ha incrementado en un 49 % desde el año 2000.

El mundo es hoy testigo del mayor número de personas desplazadas de la historia de la humanidad. Por ahora, no existen consensos, ni certeza alguna sobre la envergadura de los complejos desafíos a los que nos enfrentamos.

El mundo actual no sabe cómo gestionar los flujos migratorios para garantizarles a los ciudadanos sus derechos, una vida digna, seguridad, ni libertad. Los estados no saben cómo proceder para garantizar los derechos humanos. 

El papel de Colombia

En Colombia somos ajenos al proceso migratorio, al menos frente al papel que juegan los países que acogen a migrantes. El conflicto armado ha propiciado la salida de miles de colombianos. Históricamente hablando, somos un país que ha producido éxodo en su población. No estábamos, ni aún estamos acostumbrados a conceder refugio a comunidades vecinas. 

Para Winston Andrés Martínez, Asesor de la Dirección de Migración Colombia, “Somos un país que, por su propia naturaleza, nunca fue afín a recibir migraciones masivas”. Muy diferente de otros de la región como Argentina, Chile, Brasil y el mismo Venezuela.

Sin embargo, según explicación de Winston Martínez, desde el año 2012 el Estado colombiano logró consolidar una entidad que le ha permitido atender de manera específica el fenómeno migratorio. Lo cual ha permitido, entre otras cosas, comprender que los motivos que llevan a las personas a salir de sus países, han generado a su vez diferencias en los perfiles de quienes lo hacen.

Tipos de migración

De destino: Son extranjeros que ven en Colombia las condiciones políticas, de seguridad y económicas, propicias para radicarse e invertir en el país.

De retorno: Son colombianos que ven esas mismas condiciones favorables en el país y deciden retornar, muchos de ellos desde los Estados Unidos y Europa.

De tránsito: Colombia, por su posición estratégica, se ve permeado y afectado por migraciones continentales y extracontinentales que utilizan al país como plataforma. Buscan llegar al sur del continente o viajar hacia el norte del mismo.

Pendular: Se presenta en la zona de frontera, y son todos esos ciudadanos que, de manera periódica, ingresan al país buscando solventar ciertas necesidades y que al cabo de uno o dos meses regresan a sus territorios.

¿Quiénes son los migrantes?

Recientemente, Bruno Wolff, integrante del proyecto Sea Watch, iniciativa de voluntarios que patrullan cerca de la costa de Libia para salvar las vidas de los migrantes, decía en entrevista con la TV Pública de Argentina que un migrante es una persona traumatizada.

Son jóvenes, en su mayoría, mujeres embarazadas, niños, bebes, que comparten el drama de sus países de origen. Pueblos destrozados, acabados por grupos radicales de cualquier ideología, que los fueron dejando sin alternativas. “No hay nada, donde ellos vivieron antes no hay nada, no hay pueblo, ni casas, no hay nada”, agrega Wolff.

Y es eso precisamente lo que buscan dejar atrás, intentan algo básico e innato en el ser humano, sobrevivir.  

De acuerdo con cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), durante lo corrido del año 2018, cerca de 1.400 migrantes perdieron la vida en el mar Mediterráneo, en un intento por alcanzar las costas europeas. 

Por otro lado, y según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, 28 millones de niñas y niños de todo el mundo han sido víctimas de desplazamiento forzoso a causa de la violencia y la guerra.

Antonio Francisco del Villar, compositor momposino, en su canción ‘Emigrante latino’, redujo a una estrofa el dolor de los ciudadanos que deben abandonar sus territorios:

“Soy emigrante latino

que llora en la lejanía

añoro el pueblo querido

que ha dado luz a mi vida”.

EL futuro del fenómeno migratorio

En el año 2016, los 193 estados miembros de las Naciones Unidas abordaron la problemática buscando generar acuerdos y estándares a nivel internacional que protejan a los migrantes, garanticen sus derechos y coadyuven para el restablecimiento de sus vidas.

Entiéndase cubrir sus necesidades básicas como acceso a vivienda, salud, educación y, en general, gozar de una vida digna.

Para el año 2015, de los 7.300 millones de personas que constituían la población mundial, 244 millones eran migrantes internacionales.  Se hace, por tanto, necesario comprender como punto de partida que debe existir una razón muy poderosa para que cualquier ser humano deje su hogar, su casa, sus pertenencias, su vida misma, y asuma las enormes dificultades de convertirse en migrante.

A partir de la próxima semana, la ciudad de Nueva York recibirá a estos líderes mundiales, quienes tendrán la oportunidad evidentemente necesaria e histórica, de redactar y firmar lo que se ha conocido como el Pacto Mundial sobre la Migración.  

Este busca acordar una agenda común para tratar la migración y proteger los derechos humanos de los migrantes. Los ojos del mundo y la esperanza de millones de migrantes estarán puestos en este importante encuentro.