Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Gobernación de Boyacá.

¿Qué pasó antes de la Batalla del Pantano de Vargas?

Por: Javier Hernández.

Desde la llegada del ejército libertador a Socha, Boyacá, tras el paso por el Páramo de Pisba, hasta la Batalla del Pantano de Vargas el 25 de julio de 1819, ocurrieron varios sucesos que generalmente no están en la mente a la hora de recordar la gesta libertadora por tierras boyacenses.

Recordar cada pueblo, puente, valle, molino, corral o río por donde pasó Bolívar es una labor necesaria, aunque algo dispendiosa y confusa. Lo cierto es que muchos de estos sitios conmemoran, y con razón, su activa participación y apoyo en la gesta libertadora hace 200 años.

Los sucesos después de Pisba fueron una serie de movimientos de tropa y combates donde se presentaron acciones de guerra -algunas legítimas, otras reprochables-, de lado y lado, que mancharon de sangre esta región de Boyacá. Estas acciones fueron una especie de juego al gato y al ratón llevado a cabo por los dos ejércitos durante gran parte del mes de julio de 1819.

El objetivo

Por supuesto obtener la libertad era la meta. Pero para ese momento había consolidar la posición del ejército libertador en esa área, expulsar de todo lado a los ejércitos del rey y así emprender el objetivo final que era tomarse a Santafé, el corazón del Nuevo Reino de Granada. Era necesario expulsar al virrey Juan Sámano y liberar las demás provincias, especialmente Venezuela, la constante obsesión de Bolívar. También había que llegar al sur de la actual Colombia, bajar a Ecuador y liberar el Virreinato del Perú. Aún quedaban más de cinco años de guerra para terminar el dominio español en América.

¿Qué pasó al llegar a Socha?

Antes que nada, una aclaración: el actual municipio de Socha no es el mismo de hace 200 años. Su centro urbano tuvo que ser trasladado en 1870 debido a una serie de deslizamientos de tierra que amenazaban con desaparecer al pueblo. El sitio al que llegó el ejército libertador es lo que actualmente se conoce como Socha Viejo. A ese lugar llegó la tropa entre el 4 y el 7 de julio en las más deplorables condiciones que lo dejó la travesía por el Páramo.

¿Cómo estaba el ejército libertador?

En Socha las tropas fueron recibidas con gran júbilo y sus habitantes colaboraron activamente en la recuperación. Por iniciativa del párroco y el alcalde, mujeres y hombres vistieron al ejército de Bolívar y Santander con la mayor cantidad de ropas que pudieron proporcionar. Así mismo, la mayor parte de la caballería que venía por Pisba había perecido. Muchas armas y demás elementos de campaña fueron abandonados en esa travesía con tal de poder avanzar rápido y bajar del sitio donde perecieron cientos de hombres.

Era necesario conseguir nuevos caballos y monturas para los soldados. Recuperar algunos de los fusiles y munición perdidos en el camino y arreglarlos en una improvisada armería que se instaló en ese pueblo. Igualmente, en lo que hoy es el municipio de Tasco se instaló un hospital de campaña para la recuperación de aquellos hombres más afectados por la travesía. Allí Bolívar también instaló su cuartel general.

Recompuesto el ejército lo primero que se hizo fue reconocer el terreno en medio de un fuerte invierno propio de esta temporada. También había que establecer contacto con las diferentes guerrillas patriotas que estaban al norte e integrarlas al ejército libertador para enfrentarse a las tropas del rey.

¿Qué pasaba con los españoles?

Las dos figuras claves en este momento son el comandante de la Tercera División, José María Barreiro y el Virrey Juan Sámano –que se encontraba en Santafé-. Ya sabían de la llegada de Bolívar y sus hombres a esta región de Boyacá, pero aún no daban crédito a la rapidez del movimiento de las tropas insurgentes y consideraban a este grupo de combatientes como una tropa menor e indigna de enfrentarse a lo mejor de las tropas del rey. Por lo tanto no tomaron a tiempo las medidas necesarias para diezmar a los patriotas.

Igualmente estaban cortos de recursos para asumir un combate a gran escala que terminara con el ejército patriota. Sámano no proporcionaba todos los recursos necesarios, generando la molestia de Barreiro. Las tropas españolas se encontraban concentradas en varios sitios de esta región y para subsistir tomaban lo que podían de sus habitantes, aumentando el resentimiento de estos contra los españoles.

Los combates

Con la situación así, se inician las acciones de reconocimiento, enfrentamiento y repliegue que tendrán su primera manifestación en Corrales, donde resultan vencedores los patriotas. Aquí se abre la posibilidad de otro combate en Gámeza el 11 de julio, donde elementos de ambos ejércitos se enfrentan en un sangriento combate que será el preludio de lo que vendría en el Pantano de Vargas. Fue un combate que duró dos días y donde destacan las figuras de comandantes como Juan José Reyes-Patria y Joaquín París y que dejó importantes bajas en ambos ejércitos.

Tras Gámeza vendrá la Batalla del Pantano de Vargas donde el pleno de los ejércitos se enfrentará cara a cara y se definirá la Campaña Libertadora de la Nueva Granada.