Pasar al contenido principal
CERRAR

1500 vinilos: más de media década coleccionando música

Jorge Arturo Parra Lozano, un melómano ibaguereño que desde los 15 años tiene la pasión de coleccionar vinilos y otros formatos de almacenamiento musical.
Ángel López

La sala de su casa está acondicionada con bocinas, radios antiguos y una gran estantería de discos de todo género, en especial la música tropical.

En la década de los años 60, Jorge Arturo Parra Lozano con un grupo de amigos tenían una gran afición por la música tropical, la salsa y todo aquello que les permitiera bailar. “Teníamos cuatro casas donde cada ocho días nos íbamos de fiesta, y no es como ahora que son aparatos pequeños; era con amplificador de tubos, los vinilos y cuadramos las bocinas, nos cargábamos todo eso para armar la rumba”. Jorge relata ese tiempo con alegría y algo de nostalgia, dice que era muy sano ese tiempo, aunque admite que era bastante parrandero.

Jorge aún continúa en aquella casa de rumbas de los años 60, que heredó de su padre, una vivienda de tres pisos, esquinera y que todo el mundo conoce en el barrio y hasta en la ciudad, ya que por las tardes pone a sonar su música a todo volumen. Cuando se le pregunta si es molesto para los vecinos, dice que no. Nunca me han hecho reproches. Mi sala es pequeña, pero no sé cómo cabe tanta gente acá. Esto se llena en las fiestas de amigos y vecinos. Es un hombre tranquilo, bastante risueño, ha sido muchos años edil del barrio y la comuna; se nota su dedicación en los temas comunitarios y sociales.