Radio Nacional de Colombia
Transmisón Señal Radio Nacional de Colombia
Transmisión Señal Clasica
Transmisón Señal Llanera
Transmisón Señal Digital
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Andina
Transmisón Señal Caribe
Foto: Colprensa. Sábado 8 de diciembre.

Belisario Betancur: 6 hitos en su mandato

Por: Manuel Arias Naranjo

“El último de los grandes” como lo llamó  en diálogo con Radio Nacional de Colombia, su gran amigo y además, su ministro de Gobierno , Jaime Castro Castro, gobernó a Colombia entre 1982 y 1986. Quizá el cuatrienio más convulsionado en la historia de la República.

Un terremoto que asoló a Popayán; la tragedia de Armero ,  que dejó más de 30 mil muertos; la toma, de la otrora guerrilla del  M-19, al Palacio de Justicia y la posterior retoma, a sangre y fuego, de las Fuerzas Militares y de Policía a la sede de la justicia en el país;  los diálogos de paz con las guerrillas de las Farc y el M-19; la visita del Papa Juan Pablo II y hasta la renuncia a la organización de un Mundial de Fútbol,  hecho sin precedentes en la historia, marcaron el mandato de Belisario Betancur Cuartas, el exmandatario fallecido este viernes, 7 de diciembre, a la edad de 95 años.

Nacido en 1923 en Amagá, Antioquia, municipio en el que aún permanece en pie su casa paterna y donde viven varios de sus familiares, según lo relató Wilser Dario Molina, actual alcalde de esa población,  Betancur Cuartas, de estirpe conservadora,  llegó a la Presidencia de la República en 1982,  al derrotar al candidato liberal, el expresidente Alfonso López Michelsen,  luego de dos intentos fallidos, en 1970 y 1978, lo que demostró que su slogan de campaña “Si se puede”, no era solo un sueño.

1)      El terremoto de Popayán, un bautizo trágico para el gobierno Betancur

Sólo 7 meses habían transcurrido desde la posesión de Betancur en la Presidencia cuando, el Sábado Santo, 31 de marzo de 1983, sobre las 8 y 15 de la mañana, un fuerte movimiento telúrico de 5.5 grados en la escala de Richter semidestruyó a la capital del departamento del Cauca, dejando una cifra de muertos cercana a las 300 personas y más de 10 mil damnificadas.

Fueron 18 segundos durante los cuales la tierra tembló bajo los pies de los payaneses que vieron como un alto porcentaje de las edificaciones de inmensa riqueza arquitectónica,  con más de 400 años de historia, se derrumbaron dejando una estela de destrucción y muerte.

Así mismo el vecino municipio de Timbio, también fue fuertemente afectado por el sismo.

2)      La reconciliación y la Paloma de la Paz, el legado de Betancur para Colombia

Belisario Betancur llegó a la Presidencia de la República convencido de que las diferencias políticas e ideológicas que habían desangrado a Colombia durante décadas no eran irreconciliables, por lo que emprendió las primeras negociaciones de paz de un Jefe de Estado en Colombia con varias organizaciones guerrilleras, como Las Farc, el M-19, el ELN y el EPL, un proceso que a juicio de Jaime Castro, fue “un gesto audaz”. 

La expedición de la Ley de Amnistía  a finales de 1982, promovida por Betancur ante el Congreso, facilitó al gobierno de Belisario encauzar los diálogos, especialmente con las Farc y el M-19 y aunque no llegaron a materializarse con la entrega de armas, sí permitieron la firma de un cese al fuego bilateral con las Farc, en 1984, que lamentablemente para el gobierno de Betancur, no fue definitivo.

Sin embargo,  el gobierno de Betancur género en el país un creciente sentimiento de reconciliación que incluso se materializó en la pintura de palomas blancas, que las comunidades dibujaban en las calles y paredes, en las diferentes ciudades del país.

3)      La toma y retoma del Palacio de Justicia, 48 horas de horror y muerte

La toma a Sangre y fuego del Palacio de Justicia por un comando de la guerrilla del M-19 que supuestamente buscaba hacerle un juicio político al presidente Belisario Betancur, por los presuntos incumplimientos de los acuerdos de paz firmados con esa agrupación subversiva, marcó uno de los hechos más violentos en la historia del país.

Un grupo de 28 guerrilleros del M-19 al mando de Luis Otero y Andrés Almarales ingreso sobre las once y media de la mañana del 6 de noviembre de 1985 a las instalaciones del Palacio de Justicia, iniciándose una toma armada que terminó 27 horas más tarde, el 7 de noviembre con un saldo de 98 muertos e inicialmente 11 desaparecidos luego de que el presidente Betancur diera la orden a la Fuerza Pública de retomar el control de la sede de la justicia.

Magistrados, guerrilleros, soldados, policías, funcionarios de la justicia y  empleados de la cafetería murieron en medio del enfrentamiento y las llamas que consumieron el Palacio, hechos que aún hoy no se ha esclarecido totalmente,  y que según  el exsenador y exmiembro del M-19, Hebert Bustamante “se convirtió en el mayor error político y militar de ese movimiento guerrillero”. Incluso el propio Betancur fue vinculado a la investigación como Comandante en Jefe de las Fuerza Militares,  pero nunca se demostró su responsabilidad.

Una Comisión de la Verdad, integrada por tres magistrados en el 2005 concluyó que la acción de los militares fue desproporcionada y reveló una versión en el sentido de que el capo del narcotráfico, Pablo Escobar, habría pagado al M-19 para realizar la toma como presión a los magistrados que debatían la extradición

4)      Armero, una tragedia anunciada

Nuevamente los embates de la naturaleza, sumados a la imprevisión de las autoriadades, enlutaron al país y al gobierno de Betancur cuando en la noche del 13 de noviembre de 1985, el volcán Nevado del Ruiz hizo erupción y ríos de lodo y lava arrasaron con la población de Armero en el departamento del Tolima,  y afectaron otras poblaciones aledañas del departamento de Caldas, entre ellas Chinchiná.

Al menos 31 mil muertos y cientos de desaparecidos dejó la tragedia que de acuerdo a investigaciones posteriores pudo evitarse si se hubieran tenido en cuenta las advertencias de los geólogos que monitoreaban el volcán, el cual había presentado desde meses atrás caracteristicas que hacían presagiar una inminente erupcion. 

5)      Betancur y Juan Pablo II, el segundo Papa que pisaba tierra Colombiana

A pocos días de entregar su mandato, el primero de julio de 1986, Belisario Betancur recibió en Bogotá a Karol Wojtyla, el obispo polaco que embestido como papa había adoptado el nombre de Juan Pablo II.

Durante 7 días el obispo de Roma presidió multitudinarias eucaristías en diferentes ciudades del país, entre ellas en las propias ruinas de la desaparecida población de Armero.

Juan Pablo II visitó Bogotá, Chiquinquira, Cali, Popayán, Tumaco, Cali, Medellín, Bucaramanga, Armero, Cartagena y Barranquilla de donde partió hacia Roma el 7 de julio de 1986.

6)      El “No” de Belisario al Mundial de Fútbol en Colombia

Más allá de la anécdota, el gobierno del desaparecido Belisario Betancur ha sido el único que en el mundo ha rechazado la realización de un evento de las proporciones de un mundial de Fútbol, el cual, en su edición de 1986 había sido otorgada por la FIFA a Colombia, en una gestión que en 1974 fue encabezada por el gobierno del entonces presidente  Misael Pastrana Borrero.

Sin embargo, Betancur argumentando que Colombia no tenía cómo cumplir los requerimientos de la FIFA para organizar el mundial y que era mejor destinar esos recursos para obras necesarias en el país,  en un escueto discurso rechazó la sede mundialista, que finalmente fue aceptada por México.

El 7 de agosto de 1986, Belisario Betancur Cuartas entregó el gobierno al liberal Virgilio Barco Vargas y desde entonces decidió retirarse de la política y dedicarse al arte y la literatura, pues tal como lo recordó, en diálogo con Radio Nacional de Colombia,  su gran amigo Jaime Castro, alguna vez el premio nobel Gabriel García Márquez escribió “Belisario no ha sido un presidente amigo de la poesía, sino un poeta al que el destino le impuso la penitencia del poder”