Pasar al contenido principal
CERRAR

¿Qué fue y cómo surgió el M-19?

La historia del M-19 se remonta a las elecciones presidenciales del 19 de abril de 1970, en las que se enfrentaron Misael Pastrana Borrero y el general Gustavo Rojas Pinilla.
Miembros del M-19
Historia Colombiana
Foto: Colprensa.
Ana María Lara

En las elecciones presidenciales de 1970 fueron contrincantes el conservador Misael Pastrana Borrero y el general Gustavo Rojas Pinilla, líder de la Alianza Nacional Popular (Alianza Nacional Popular), una organización variopinta, con liberales, conservadores y militares afines a la línea de los movimientos progresistas latinoamericanos.

Los comicios se llevaron a cabo el 19 de abril de ese año. Según las transmisiones radiales de la tarde, el general parecía tener mayoría de votos; sin embargo, en la noche el ministro de gobierno, Carlos Augusto Noriega, suspendió la información del certamen. Se declaró Estado de sitio. El presidente Carlos Lleras pronunció su famoso “discurso del reloj”, con el que anunció el toque de queda y la obligación de todos los colombianos de irse a dormir.

Los resultados fueron llegando a cuentagotas, la ansiedad de los colombianos aumentaba, pues para muchos era la oportunidad de ponerle fin al Frente Nacional que, por muchos sectores, era considerado como un pacto de élites. Finalmente se proclamó la victoria de Pastrana Borrero.

Puedes escuchar:

La sospecha de fraude fue inevitable. Hubo manifestaciones, pero el general Rojas no peleó por reivindicar su victoria. El ministro Noriega, apodado ‘El Tigrillo’, confirmó las sospechas en su libro ‘Fraude en la Elección de Pastrana Borrero’, publicado en 1992.

Al poco tiempo de las elecciones aparecieron en la prensa y en los muros de algunas ciudades unos curiosos avisos que parecían promover reconstituyente medicinal: “¿Falta de energía, parásitos? espere M-19” o “¡Falta de energía. Inactividad? Espere M-19”. Y en enero de 1974, se dio la primera acción del grupo, con el robo de la espada del Libertador en la Quinta de Bolívar. A partir de entonces, el M-19 se presentó como una organización político-militar urbana, nacionalista, antiimperialista y antioligárquica.

Sus dirigentes venían del ala izquierda de la Anapo, así como de simpatizantes del grupo religioso de Golconda y de desencantados miembros de las Farc y del Partido Comunista. Algunos de ellos fueron Carlos Pizarro Leongómez, hijo de un almirante; Jaime Bateman; Everth Bustamante, Andrés Almarales y Carlos Toledo Plata.

Según sus manifiestos, querían lograr una democracia verdaderamente participativa, sin referente marxista, al contrario de las Farc, del Eln y del Epl. Se les unieron sectores de clase media y de la clase obrera, a quienes esta organización apoyaba en sus luchas. A través de su agencia de comunicación 'Oiga Hermano' difundían boletines y comunicados, a la vez que tenían cercanía con la revista Alternativa, una publicación de periodismo investigativo.

Te puede interesar:

El actuar del M-19 se materializó en operaciones de gran impacto público, como el robo de la espada de Bolívar (1974), el robo de por lo menos 5.000 armas del Cantón Norte (1 de enero de 1979), y la toma de la Embajada de República Dominicana (1980), un día en que estaban reunidos varios embajadores, entre otros el de Estados Unidos. La toma duró dos meses y concitó el interés y la curiosidad de los bogotanos. Terminó sin derramamiento de sangre.

En cambio, la toma del Palacio de Justicia en 1985, con el objetivo de hacer un juicio al presidente Betancur se convirtió en una tragedia con la retoma del Palacio por parte del Ejército, con un saldo de 11 magistrados muertos, varios civiles, y desaparecidos, para un total de 94 muertos. Otros actos, como el asesinato de José Raquel Mercado, presidente de la central sindical CTC, o el secuestro por 53 días de Álvaro Gómez Hurtado causaron repudio. A la vez, el robo de camiones cargados de alimentos para repartirlos en los barrios era bien vistos por sectores populares, aunque el último, el 30 de septiembre de 1985 terminó la muerte de los asaltantes.

El M-19 fue una guerrilla esencialmente urbana, pero intentó abrir frentes en el campo. Esta experiencia no logró los resultados esperados y en 1989 se abrieron los diálogos de paz. El acuerdo fue firmado por el presidente Virgilio Barco y Carlos Pizarro, quien pasó a ser candidato presidencial, pero 47 días después de firmar el Acuerdo de Paz fue asesinado en un avión.

El acuerdo implicaba la dejación de armas y el derecho a la participación política de los desmovilizados. Así fue como se ambientó la idea de una Asamblea Nacional Constituyente para crear la Constitución que reemplazó la de 1886, abriendo la política a nuevos partidos y movimientos políticos. Con la séptima papeleta, iniciativa estudiantil, se logró el objetivo, y en la elección de los miembros de la Constituyente, la Alianza Democrática M-19 logró una considerable votación.

Liderada por Horacio Serpa, Álvaro Gómez y Antonio Navarro por el M-19, la Asamblea dio nacimiento a la Constitución de 1991, respetuosa y garantista de la diversidad y de los derechos de las minorías del país. La militancia del M-19 se pasó a nuevos movimientos y partidos políticos de distintas ideologías.


Lee también:

Artículos Player
00:00:00
Al aire
100%
En
+Colombia
Exploremos